lunes, 11 de junio de 2018

Discos olvidados: Zeno - Zeno - (1986)

Zeno - (1986) - 
Zeno Roth, falleció el pasado mes de Diciembre de 2017 . La que fuera  su banda, ZENO, lanzó un serie de discos de estupenda factura entre los años ochenta y noventa, y en cierta manera este es nuestro homenaje al que fuera su álbum más celebrado, el debut , autotitulado, simplemente Zeno
El disco es un compendio de promesas en forma de canciones que lo tienen todo: la combinación de melodías AOR,  Melodic Rock y Hard Rock como sonidos influenciados en bandas como  Boston, Queen  o Scorpions, pero con una identidad claramente personal.
A  nivel producción "Zeno" es sencillamente perfecto. La idea de captar un sonido meticulosamente rico, sin dudas fué alcanzada sobradamente. Como cuenta la historia, la placa lejos estuvo de ser un suceso de ventas ni mucho menos. Así y todo, la banda nunca se privó de buenos presupuestos a la hora de encarar sus trabajos y si bien en lo comercial no rendían los frutos esperados, artísticamente sobraban la situación, muy por encima del nivel de muchos de sus contemporáneos.
Lo de Roth con las seis cuerdas es excepcional, y su sonido, tan personal pareciera reflejar su costado más espiritual y filosófico, donde también podemos ver la influencia  de su hermano mayor.  Por otra parte el vocalista Michael Flexig, dueño de una de esas voces que son imposibles de olvidar. Un registro, alto, potente y cristalino, es sin dudas uno de los puntos distintivos de la banda. Michael junto al líder, son claramente el corazón de la banda. Además del bajista U. Winsomie Ritgen, participan como invitados Chuck Burgi y Suart Elliot en los parches y Don Airey en los teclados.



A lo largo de las once canciones podemos hacer un recorrido a lo largo de uno de esos discos que indefectiblemente merecieron otro destino que no sea el ostracismo al que fué condenado a pesar de su calidad extrema. Emergency es puro AOR de los años 80 con sus fantásticos estribillos, la exquisitez oriental de los acordes de Heart On The Wing, la pompa y grandilocuencia de Love Will Live que fuera el corte de difusión y con cuyo video tuvieron cierta rotación en el añejo MTV, la fabulosa balada Don't Tell The Wind, mientras que Signs Of The Sky nos recuerda el Asia de aquellos dorados 80´s.
A mas de 30 años de su lanzamiento, estamos ante un trabajo que se ha tornado en un clásico dentro de espectro de Hard Aor, y esto no es consecuencia del éxito, sino producto de un trabajo de excelencia en lo estrictamente musical.
Como tantos otros trabajos que cayeron en una especie de exilio sonoro, hoy rescatamos una de las gemas perdidas de la década. Quizás esa falta de reconocimiento fue la responsable de que en los subsiguientes veinte años la banda apenas editaría apenas cuatro discos más y que a pesar de mantener el nivel de este fabuloso estreno, han sido muy poco valorados en el tiempo.
Sin el líder, y con la banda disuelta hace años, no estaría demás despertar la inquietud para darnos cuenta de la calidad de un legado musical que sería un pecado no darle una chance.Estamos a tiempo.

Zeno Roth - Michael Flexig - U. Winsomie Ritgen









miércoles, 30 de mayo de 2018

Clásicos Del Metal: Operation Mindcrime - Queensryche - (1988) -



La espiral creativa de Queensryche venía creciendo a pasos agigantados. Desde el increíble EP del 83 estaba clarísimo que no estábamos ante una banda más y apenas cinco años después concibieron esta obra maestra que catapultó al grupo a otro nivel.

Hace exactamente 30 años, en Mayo de 1988, el rock duro se colgaba una de sus cocardas más brillantes, un verdadero testimonio de creatividad y talento con el cual Queensryche  dio  rienda suelta a una ambición poco frecuente en aquél lejano 1988.

El disco sostenía la intensidad de Rage For Order, pero con un vuelo mucho más amplio a la hora de componer, todo era perfecto, la belleza de los arreglos, la interpretación superlativa de los chicos de Seattle, que hacen de este álbum un clásico eterno, un disco perfecto, inmortal y casi imposible de empardar.

Queensrÿche era una de las pocas bandas que se atrevía por esa época a criticar su sistema político y social,  a su presidente y tratar de que la gente entienda de que se trata la manipulación de los medios que en Estados Unidos lo controlan todo. Nadie podía aseverar que la trama de la historia enmarcada dentro de un ámbito de corrupción gubernamental,  y avaricia corporativa hoy en día no tenga una vigencia absoluta a tres décadas de su edición. Lo paradójico, a mi juicio, es que por momentos la historia pasa a un segundo plano, dado la magnificencia de lo estrictamente musical a partir de un álbum de concepto coherente, evocador y provocador.


Y es ahí cuando se instalan como un grupo distinto a la hora de la lírica mientras que desde lo musical, encontramos a uno de los mejores cantantes de la historia, una dupla guitarrística de ensueño y una base como pocas han existido dentro del espectro de la música que nos identifica. Cinco músicos en estado de gracia permanente que durante la primera década de la banda supieron concebir una serie de discos inolvidables que tienen en Operation su momento culmine  y definitivamente es un punto de inflexión esencial en la historia del género.

Claramente estamos ante un disco que marca un precedente, como lo hicieron discos como la saga Keeper de Helloween, Thundersteel de Riot, o el mismísimo Painkiller, casualmente todos engendrados en el último suspiro de de los 80, casi como un corolario de la década dorada.

A pesar de la grandilocuencia de Mindcrime, sería un par de años mas tarde con Empire, cuando Queensryche obtendría su mayor aceptación, de la mano de Silent Lucidity. 
Los 90´s, la ida de De Garmo, el insoportable ego de Tate, devendrían en una serie de discos entre discretos y erráticos, que muy lejos estarían de la obra a la que hoy veneramos.

Hoy, en Mayo de 2018, todos somos Nikki o el Dr X, una vez más. En 30 años, muchos de los gritos de Operation Mincrime, resuenan con una vigencia alarmante.

Eddie Jackson - Chris De Garmo - Geoff Tate - Scott Rockenfield - Michael Wilton - 


martes, 6 de marzo de 2018

Clásicos Del Metal: - Dream Theater - When Dream And Day Unite - (1989) -





Cuando un día como hoy hace 29 años Dream Theater lanzaba su disco debut, When Dream And Day Unite, la publicidad del mismo rezaba una frase que derrochaba ambición “ For the first time in a long time, it´s about music “ (Por primera vez en mucho tiempo se trata de música)

Agonizaba la década en al cual el rock duro había marcado su más fuerte presencia y estos chicos oriundos de Long Island comenzaron sus sueños en los pasillos de la Universidad de Berkeley, donde John Myung y John Petrucci conocieron a Mike Portnoy, para dar forma a Majesty, a la postre génesis del teatro de los sueños.
En 1989 emergieron editando un trabajo a contrapelo de cualquier tendencia ponderante en ese momento. Con este bautismo DT venía a reivindicar al costado más progresivo del rock duro si se quiere y si bien el despegue definitivo vendría de la mano de Images And Words, When Dream And Day Unite venía a sembrar un terreno virgen de complejidad musical que abriría las puertas a varias bandas que en los 90 apostarían al metal progresivo, tales casos como Symphony X, Enchant, Altura, Shadow Gallery, Ayreon, Royal Hunt, entre otros.


Primer y único disco con Charlie Dominici en voces, en cierta manera se me ocurre trazar una analogía con Paul Dianno, porque tanto como Bruce lo fue para la doncella, la llegada de La Brie, y la lógica maduración les permite saltar a las grandes ligas. Sin embargo, de ninguna manera podemos decir que Dominici desentone dentro del promisorio nivel musical que demuestra el disco.
A pesar de la floja producción de Terry Date y lejos de ser una obra compleja, deja ver cuáles son las influencias más directas de la banda, como Kansas, Queensryche, Marillion o los mismísimos Rush, donde con el SOBERBIO instrumental The Ytse Jam, dan rienda suelta a un tecnicismo, sencillamente envidiable. Por lo demás el resto del álbum sin la excentricidad de lo que vendría un par de años más tarde, es una colección de muy buenas canciones, algunas de preciosa estructura como The Killing Hand, la ochentosa Soul Seeker, y el hermoso corte final Only A Matter Of Time, donde Dream Theater deja una señal inequívoca en referencia al rumbo que tomaría en el futuro.
Valga el recuerdo a un disco un tanto subvalorado, pero que es parte fundamental dentro de una banda increíble que sin dudas ha marcado un camino dentro de un ámbito de difícil aceptación. Y más allá de cualquier opinión, sin dudas hay un antes y un después dentro del metal progresivo, y el Ecuador es claramente, Dream Theater.


viernes, 20 de octubre de 2017

Clásicos Del Metal: Motley Crue - Shout At The Devil - (1983) -

Shout At The Devil - 1983 - 
En un año donde vieron la luz placas que han marcado un camino dentro del espectro del heavy metal /hard rock, este es el disco que impulsó a Motley Crue a otro nivel.
Si bien el debut con Too Fast For Love había dado ciertos indicios, nada hacía prever esta oda al salvajismo que es Shout At The Devil, que además de vender más de cuatro millones de copias en el gran país del norte, también transformo a la banda en uno de los actos más vendidos de aquellos días.
A lo largo de toda la placa, las canciones que la conforman, no tienen desperdicio y sin dudas Mick Mars, engendró gran parte de los riffs más potentes de su historia, pero al mismo tiempo es Nikki quién se rebela como un excelente compositor, con canciones como Looks That Kill, Too Young To Fall in Love, Red Hot, o Ten Seconds To Love, un verdadero póker de clásicos y no hay que dejar de resaltar el impecable cover de los Beatles con Helter Skelter que 
No hay que dejar pasar la impecable producción de Tom  Werman, que sin dudas es el gran resposable del sonido de los Crue. Shout es uno de sus trabajos más logrados y que en cierta manera la abre el espectro dentro del género , permitiendo que bandas como Twisted Sister, Stryper,  Poison, L.A. Guns o Kix, entre otros, recurran a sus servicios.
La edición de este disco abrió el espectro a cientos de bandas que intentaban rebelarse a través, no solo de su sonido, sino de algo que marcó la pauta en aquellos años, como la imagen. Como suele suceder, muy pocas estuvieron a la altura y en muchos casos terminarían siendo una burda parodia, repitiéndose hasta el hartazgo, no solo musical sino visualmente.

A mi juicio, el punto culmine de una carrera que sobrepasó las tres décadas, pero nunca pudo empardar este nivel, quizás porque a partir de Theater Of Pain, la rebeldía se fue diluyendo para darle preponderancia a la imagen, pero eso ya es otra historia. La magia, ya no era la misma.
En el disco que hoy nos ocupa, además de un gran nivel compositivo, Motley Crue desborda actitud, y muy posiblemente haya sido esa actitud la que ayudó a catapultarlos después de la edición de esta placa que sin dudas es una referencia ineludible dentro de al amplia mixtura que el rock duro nos permite disfrutar. 
Así que, en general, este es el álbum esencial de Crue para todos los fanáticos del heavy metal. Si pensas que esta banda es glamorosa no deberías preocuparte demasiado, Shout at the Devil tiene muchos momentos memorables, y por sobre todo,  suficiente metal para headbangear (?) un mes entero.
Hoy en 2017 y a mis 54, el grito al diablo suena con la misma fuerza que en aquel añejo 83 y eso es lo que importa.

Nikki Sixx, Vince Neil, Mick Mars y Tommy Lee , el salvajismo y la juventud de 1983




jueves, 19 de octubre de 2017

Clásicos Del Metal: - Accept - Restless And Wild - (1982)



Accept: Restless And Wild - (1982) - 
Restless And Wild es sin dudas el bautismo de Accept como una banda de heavy metal lisa y llana.
Los germanos venían rockeando “in crescendo” con sus tres primeros discos en los cuales empezaban a dar señales de que algo se estaba gestando y es esta placa la que enciende la llama definitiva para todo lo que vino después y que hoy en día, 35 años más tarde, arde con la misma intensidad.
Opacado por el éxito de Balls To The Wall, sin dudas Restless le pelea palmo a palmo la jerarquía de clásico dentro de la discografía de la banda, pero empezaba a dar señales claras de que lo mejor estaba por venir.
Ya en el arranque espeluznante de Fas As The Shark empezamos a encontrar rastros del ADN de lo que años más tarde sería el power metal, y a partir de ahí una cabalgata incesante que con canciones como Restless & Wild , Ahead Of The Pack o Shake Your Heads, no da respiro alguno.
En el riff de Flash Rocking Man encontramos el germen de lo que un par de años más tarde sería Two Minutes To Midnight de la Doncella, mientras que canciones más simples como Get Ready, o Don't Go Stealing My Soul Away, es UDO el protagonista desde su gola tan particular. Si pudiéramos resumir los orígenes del disco, sin dudas las influencias de Black Sabbath y AC/DC tienen mucho que ver en el resultado final
Y no podemos dejar pasar al verdadero mentor del sonido de la banda que no es otro que el nunca bien ponderado Wolff Hoffman, quien desde su clasicismo más puro, jamás deja de renegar de las melodías sin perder ni fuerza ni rebeldía. Y como nota de color, mas allá que en los créditos figure Herman Frank como guitarrista rítmico, todos los sonidos de seis cuerdas que se escuchan en Restless And Wild, son obra y gracia de Hoffman.
Y por otro lado no podemos dejar pasar el trabajo de Dieter Dierks, quién desde la consola, sería fundamental a partir de este momento en el sonido, cada vez más agresivo de los alemanes.

En definitiva un disco que desde las sombras de una prolífica discografía supo hacerse un lugar que hoy a más de tres décadas  de su nacimiento, mantiene su vigencia.

- Herman Frank - Udo Dirkschneider - Stefan Kaufmann - Peter Baltes - Wolff Hoffman - 

Discos Olvidados: Starkers In Tokyo - Whitesnake - (1997)


Whitesnake: Starkers In Tokyo - 1997 - 
Después de la edición de una serie de discos a los que el tiempo, la historia han transformado en clásicos, desde ahora vamos a abrirle la puerta a esos trabajos que pasaron casi inadvertidos, no solo para el gran público, sino que en muchos casos para nosotros también. 
A continuación en el bautismo de esta nueva sección, va un una pequeña perlita perdida dentro de una historia riquísima dentro de la historia de un personaje como el amigo Coverdale.

Siempre sostuve que Tesla debió haber patentado aquella idea primaria de hacer un "unplugged", con Five Man Acustical Jam, atento la catarata de "desenchufados" invadieron los primeros 90´s, donde bandas de diferentes géneros y solistas de extensa trayectoria también se animaron a desconectar y apelar al sentimiento.
De hecho en este formato tan particular, tengo mi preferido del que seguramente hablaré en algún otro momento. En este caso el retroceso en el tiempo llega al año 1997, hace un poco mas de 20 años un 9 de Septiembre cuando Starkers In Tokyo vió la luz.
En Julio de ese mismo año,el Rey David voló a Tokyo junto a su inseparable ladero de aquellos tiempos, el nunca bien ponderado Adrian Vandenberg, para adentrarse en el clima intimista al que este formato nos invita y lanzar este fantástico Starkers In Tokyo.
Durante poco menos de una hora ambos músicos deleitan a propios y extraños con fantásticas versiones del rico palmares de la serpiente.
Este disco simplifica la música por si mismo. Una voz y una guitarra alcanzan para emocionar de manera sublime a todo aquél que sepa apreciar la buena verdadera música.
Coverdale aún mantenía ese fantástico registro que lo ha llevado a ser quién es, y convengamos que los tonos bajos han sido su fuerte, los que se realzan con el formato. Y por otro lado la simpleza de Vandenberg desde sus prodigiosas seis cuerdas acompañando con una sutileza y versatilidad a toda prueba.

David Coverdale & Adrian Vandenberg
Siempre creí que Adrian nunca dio todo su potencial en los años en los que acompañó a David . Su eterno segundo plano quizás nos privó de un vuelo más amplio a la hora de componer, pero sin dudas que ambos se han complementado más que bien en el tiempo que compartieron juntos.
El set list pasa volando y la melancolía se adueña de los sentimientos. Señal inequívoca del añejo refrán que dice "lo bueno, si breve, dos veces bueno". En lo personal me hubiera gustado un Blindman , o alguna de las joyitas olvidadas que forman parte del viejo Northwinds, pero a esta altura a quién le puede importar...?
En tiempos en los que el mítico cantante está en la búsquedas de nuevos horizontes con su banda, quién suscribe decide, al menos por hoy, bucear en la rica historia de uno de los mejores cantantes de la historia, para redescubrir estos sonidos, casi olvidados.
Luz tenue, una copa, y que el silencio se rompa con estas exquisitas melodías...sin dudas nos cambiará el día...