viernes, 4 de febrero de 2011

Viejas Ediciones - 3 - Revista Riff Raff - (1985)


Como en varios de los post anteriores lo había expresado, a partir de 1983 el Metal en la Argentina azomaba tímidamente su cabeza, para poco a poco comenzar a establecerse, en los siguientes seis ó siete años como un genero exitoso y no fueron pocos los que quiesieron sacar tajada en aquel momento.
En un principio la Revista Metal cuyo lanzamiento en 1984 fué una agradable sopresa para todos aquellos que necesitabamos informarnos. No tardamos mucho en sentir cierta decepción cuando con el correr del tiempo entedíamos a dicha publicación como meramente oportunista, sin vuelo propio y de escaso valor informativo. Así y todo era casi obligatorio correr al quiosco y obtener, cada mes en un principio y quincenalmente en su etapa más fructifera, el ejemplar que saciaría en parte la ansiedad de información.
A mediados de 1985, y casi en el silencio más absoluto ve la luz Riff Raff, una revista mensual, totalmente distinta a su antecesora, donde los testimonios, notas, y demás tenían un sentido totalmente antagónico con la Revista Metal.La acertada elección en su primer ejemplar, de la imagen de Rob Halford, nos daba cuenta que estabamos, sin duda ante algo diferente. Lamentablemente el emprendimiento no tendría demasiada vida y al cabo de una añito y algo más se dejaría de editar, para pasar con el tiempo a transformarse en una especie de objeto de culto. Parte de las plumas de dicha revista estuvieron a cargo de Frank Blumetti y César Fuentes Rodriguez, quienes años más tarde fundarían a esa especie de continuidad llamada Madhouse, que también tendrá su espacio en este blog cuando llegue el momento.
Riff Raff, por otra parte y en cierta forma trató de diferenciarse con algunas secciones fijas, más allá de las notas, como Plasticos Pesados donde el staff daba sus opiniones acerca de los discos editados, Grandes de La Guitarra en el cual podíamos leer a nuestros héroes de las seis cuerdas, Gritándole al Diablo eran algunas de las letras de nuestros himnos que por aquellos días, salvo que tuvieras los discos importados, era poco menos que utópico obtenerlas, el Ataque Metálico donde un arsenal de noticias, nos ponía al tanto del panorama tanto nacional como foráneo. Recuerdo de aquel emblemático primer número, que ilustra este post, se aportaba data de bandas ignotas para nosotros como 200 Volt, u otras de las que casi no había información como ZZ Top, Hanoi Rocks, Girlschool, entre otras, Luchando Por El Metal, una especie de carta de presentación de grupos noveles del momento ó en Pick Up lugar donde un músico invitado daba su opinión comentando canciones de un espectro que abarcaba algo mas que el metal.
Hoy, valga esta especie de homenaje a una revista que supo ganarse un lugar por mérito propio y más aún cuando todavía el oportunismo y la efímera masividad del Metal en Argentina, era ni mas ni menos que una quimera.




Ray Gillen y Tommi Iommi, y el efímero sueño de Black Sabbath.
Dee Snider, en los días de Come Out And Play.

9 comentarios:

  1. La madre de Madhouse, Epopeya, Requiem y tantas otras. Con "Riff Raff" y "Kiss" me hice periodista de rock.

    ResponderEliminar
  2. sube las revistas para descarga

    ResponderEliminar
  3. buenisimas las tuve a casi todas (menos una...)

    ResponderEliminar
  4. Creo que fueron 14 ò 15, no màs que eso. Eran tiempos duros de la economìa nacional como para mantener una revista. Gracias por tu participaciòn !

    ResponderEliminar
  5. y cuando las subiras para compartirlas con nosotros

    ResponderEliminar
  6. fueron 14 numeros consecutivos mas 2 reviposters -sino recuerdo mal los reviposters de kiss y judas-, yo las estoy buscando a todas, sin lograr completar aun-
    !!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  7. ahh tenia 5 numeros alla por 1987...se perdieron en un incendio de mi casa alla por el 2004....como tantas cosas soy alfredo leonardo vila sigue asi me encanta este blog!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Alfredo.
      La idea es compartir, recodar y en cierta manera dejar una pequeña enseñanza para todos los que amamos esta música.
      Abrazo grande.
      Alejandro.

      Eliminar