domingo, 19 de junio de 2011

Post Homenaje A La Revista Metal.

Una de las cosas que tenía pensadas a la hora de armar este blog, era tratar de bucear en la historia del metal en la Argentina. Para dicha misión, había que recabar información y
que mejor que recurrir a la primera revista dedicada al género, que supo editarse en estos lares.
La publicación por excelencia, en lo que música rock se refiere era Pelo, que para aquellos días, ya llevaba casi quince años de publicación ininterrumpida.
Cuando a principios de los 80, el Metal, comienza lentamente a ganar espacio, la, misma editorial de aquella mítica revista vió la veta de publicar una revista, totalmente dedicada al Metal, Hard Rock, ó Rock Pesado.
En tren de ser sincero, la aparición de Metal, en su momento no fue sino un bálsamo para los pocos que estábamos descubriendo una música, que nos marcaría para siempre.
De edición mensual, en un principio, los primeros ejemplares, estaban apuntados a los ya por entonces clásicos, léase Sabbath, Purple, AC/DC, Kiss, y además despuntaba los primeros datos de bandas como Iron Maiden, Motley Crue, Motorhead, Judas Priest ó Def Leppard, sólo por nombrar aquellos que en aquel momento empezaban a ser el faro en el cual uno podía empezar a guiarse, ante la escasez de información reinante en aquel momento.
La primera época de la revista, y esto lo fuimos comprendiendo con el tiempo, estaba plagada de información errónea, tal el caso, que publiqué tiempo atrás, cuando sostenían a capa y espada que Vivian Campbell era “la” guitarrista estrella de la banda de Dio, data que sostuvieron durante un buen tiempo. Así y todo, debo reconocer que en su momento muchísimas bandas vernáculas que venían del under, con una escasa, por no decir nula posibilidad de mostrarse, tuvieron en Metal, la oportunidad de asomarse y darse a conocer. Eran típicas las coberturas de los shows de grupos de efímera existencia como Belcebú, Genocidio, Líder, Super Ratón, Oxido, 100 Db, Tonelada, Hangar, 666, Nosferatu, Gran Mamut, Bisonte, y tantos más…También tuvieron su espacio aquellos que llegaron a coquetear fugazmente con el reconocimiento y la fortuna de haber podido testamentar su música a través de las ediciones de sus vinilos como Hellion, (de donde surge Mario Ian), Bunker (que legó a editar dos discos), Thor, Bloke, ó los sureños de Factor RH. Las crónicas del momento, a más de 25 años, hoy tienen un tinte especial, que al menos para quién suscribe, no deja de ser, con cada relectura un viaje momentáneo a aquellos días, sin duda inolvidables.
A fines de los 80, con el Hard Rock Americano, el Glam, absolutamente establecidos, Metal empieza a volcar sus preferencias hacia esos estilos, priorizando a Bon Jovi, Guns And Roses, Whitesnake, por citar las caras más visibles del estilo, y se reiteraban quizás en exceso en las portadas. Para esa misma etapa, algunas notas ya vienen firmadas, lo que en cierta forma les acredita cierta seriedad a la hora de vertir opiniones, cosa que distaba de poseer en sus primeros años. Un ejemplo claro lo teníamos a la hora de la crítica de discos. Jamás he leído una fundamentada, y sobre todo rubricada, ya que por lo general se trataban de vuelos rasantes a la hora de jugarse con las opiniones al respecto y para aquellos que en épocas de limitada información, esperábamos una suerte de guía a la hora de volcarnos a un nuevo álbum, nos dejaba un notorio sabor a ignorancia.
Otro detalle peculiar, eran las fiestas anuales en las cuales se solían elegir a “La Reina del Metal “, que solían realizarse en la mítica discoteca Halley, primera y única en su genero, que vivió su momento de esplendor aproximadamente en el período 1986/1992.
Los 90, nos recibía con la edición de Madhouse, y ahí se produjo un quiebre, al menos en lo personal ya que era ésta la revista que yo particularmente esperaba. Orientada hacia el Power Metal, el Progresivo, con notas fehacientes de gente proba, hizo que de a poco dejara de comprar Metal, después de casi 10 años. Hoy en mi biblioteca reposan, unos 170 ejemplares, de donde, con el tiempo iré rescatando material para compartir por este medio.
Sé que en algún momento de la década del 90, dejó de editarse, y con casi 300 revistas en la calle, más allá de las divergencias, no deja de ser un eslabón importante en lo que al heavy metal en Argentina se refiere. Valga, entonces, este post – homenaje para todos aquellos que en su momento, teníamos en Metal, la única fuente de información de la música de nuestra vida.


 
Posted by Picasa


Una pequeña muestra en forma de collage de parte de mi colección personal

4 comentarios:

  1. Gran aporte, y gran reseña, como siempre.

    ResponderEliminar
  2. Muy bien lo decis.. Revista Metal fue la unica fuente de informacion , En aquellos tiempos no habia nada , pero nada de nada.. gracias a la Metal se podian ver fotos, posters.. me gustaba la seccion de letras traducidas.. y ademas la misma editorial saco ediciones especiales dedicadas a un solo grupo llamadas Gigantes..por ejemplo la Gigantes de AC/DC me volvio loco con tanta informacion !!
    Muy buena nota.. me trajo muchos recuerdo.. Saludos.. Daniel

    ResponderEliminar
  3. Hasta el 85, con la salida de Riff/Raff, fue efectivamente lo único que s epodía conseguir, lo demás era el boca-a-boca, pegar de prestado alguna Hit Parader (normalmente con meses de atraso), y poco más... Al tiempo de todo lo bueno, lo malo era igualmente notable: las notas-chamuyo, la info cambiada o directamente inventada, las no-críticas, etc. Evidentemente era un producto que se colgaba del fenómeno que a escala masiva estaba ocurriendo afuera, y que acá era muy under por entonces, no redituable. Lejos de hacerla bien, los editores decidieron simplemente hacer plata vendiendo humo y falsa data, aunque ocasionalmente como bien decís, diera un margen para que algo -muy poquito- de la escena local empezara a darse a conocer.

    ResponderEliminar