sábado, 20 de mayo de 2017

Clásicos Del Metal: Metal Health - Quiet Riot - (1983) -

























Noviembre 26, de 1983, seguramente sería una fecha perdida en el olvido sino fuera por el detalle que marcaba en el calendario la llegada por primera vez al número uno del chart de Billboard de una banda de heavy metal.
Prácticamente ignotos para la época, los ex compañeros del inolvidable Randy Rhoads, explotaban gracias al cover de Slade, Cum On Feel The Noize, emerge desde el anonimato a un suceso casi desmedido y más si hablamos de una banda de hard rock.
Yo, en lo personal, sigo pensando que es un disco más, y que lejos de ser la octava maravilla posee un encanto que a casi 35 años de su salida, uno no pueda dejar de mover la patita, ni la cabeza al ritmo de los , ahora clásicos, como el tema título, el citado cover o Slick Black Cadillac. Por otro lado tenemos la melancolía reinante en Thunderbird, balada que tuvo su musa inspiradora en el propio Rhoads, o el groove intimista de Don´t Wanna Let You Go.
El disco correcto, en el momento indicado y que terminó significando la llave maestra que le permitió al género abrir la puerta a la explosión comercial del género en los 80´s. A partir de Metal Health, se allanó el camino y permitió que el hard rock ganara un espacio importante en los medios, y pudiera disfrutar de un lustro de una gloria inédita hasta entonces. 
Dicen que cuanto más alta es la subida, más dura es la caída y en cierta manera es otra frase que bien podría aplicarse a lo acontecido con Quiet Riot con posterioridad a la edición del disco siguiente Condition Critical con el cual repitieron todos y cada uno de los clichés que gracias a este trabajo llegaron a coquetear con el estrellato.
Los discos posteriores no pudieron ni siquiera hacerle sombra a este Metal Health y terminaron navegando en la intrascendencia , salvo para los acérrimos seguidores. Así y todo, bien vale mencionar QR, del año 1988, cuando Paul Shortino reemplazó a Kevin Du Brow e intentaron acercarse a la línea que venía trazando Whitesnake desde la edición de 1987, pero es algo para tratar más adelante.
Ese momento que los encontró inesperadamente en la cresta de la ola les sirvió para formar parte de un tramo de la gira de Black Sabbath que estaba presentando Born Again, como acto de apertura.
Los años, las idas y vueltas y los distintos rumbos que fueron tomando los miembros de la banda, disiparon en parte el recuerdo colectivo que había marcado la edición de este disco. Un disco que sin dudas marcó una época, no tanto por lo musical sino por el desmedido y fugaz suceso que sin dudas terminó marcando la historia de Quiet Riot. Y pensar que apenas dos años más tarde llegarían a la Argentina...señal inequívoca de la pendiente en la que estaban inmersos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario